Una razón para no fiarse de esa gente que es siempre tan educada

La adulación es una técnica atávica para engañar y manipular. Menos “gracias” y más honestidad
adulacion_carolina_montoro

¿Ha vuelto a caer en las redes de los “por favor” y las “gracias”? ¿Se ha dejado engatusar por unas cuantas zalamerías? No se castigue demasiado. No será el primero ni el último que se vea obligado a curarse las heridas de una puñalada que venía precedida por una sonrisa perfecta o, más bien, “perfectamente estudiada”. Y es que dejarse querer es demasiado tentador como para rechazarlo.
Sigue leyendo